jueves, 27 de febrero de 2014

Desvaríos (2): Manías lectoras

Hace ya un tiempo que quería hacer una entrada sobre mis manías a la hora de leer (que no son pocas). No me considero una lectora maniática, pero tampoco puedo negar que hay algunas manías que son algo raras y estrafalarias. Dejémonos de cuentos y comenzamos:

Soy incapaz de leer cuando hay ruido, no me concentro y acabo teniendo que releer de vez en cuando para poder entender de que va lo que acabo de leer inconscientemente. Me da igual si es música o gente hablando, pero no puedo atender a dos cosas al mismo tiempo. Ya sé que muchas personas están acostumbradas a leer con música, ¡pero es que no sé como son capaces! Para eso me voy a mi amada habitación...

El 99% de las veces leo de noche y en mi cama. Normalmente, es a partir de las 10 cuando comienzo a leer y no acabo hasta cerca de la 1 de la madrugada (aunque eso depende de lo interesante que esté el libro). Es cierto que a veces leo de día, pero es muy, muy raro...

Y a continuación, la manía que yo creo que es la más rara. Uso cualquier cosa de marcapáginas. Cuando estoy leyendo y acabo un capítulo, agarro la primera cosa que vea y la pongo en medio de las páginas. He llegado a poner carteras, móviles, etiquetas de ropa, pinzas del pelo, lápices... ¡De todo! No es por falta de marcapáginas, desde luego que no, pero es que me da pereza levantarme, así que alargo la mano y ¡zas!... Ya tengo un nuevo y original marcapáginas.

Soy capaz de leer varios libros al mismo tiempo. Es raro, lo sé, pero es que cuando me veo muy apretada por libros obligatorios del colegio no tengo otra opción... Hay veces que acabo haciéndome un poco de lío con el asunto, pero yo sigo a lo mío. ¡Recuerdo que una vez llegué a leer unos 3!

Esta manía ya es más común, siempre saco la sobrecubierta al libro que estoy leyendo. Es una de las manías más comunes, pero soy incapaz de leer sin quitársela, es casi una necesidad. Tengo miedo de dañarla o doblarla y luego nunca me lo perdonaría...

No al maltrato literario. Soy incapaz de tirar, doblar o arrugar un libro, aunque sea doblar la página, me parece algo horrible. Esa manía llega hasta tal punto que me niego a usar post-it. Por eso ya os podéis imaginar lo que sufro cuando veo que alguien usa un libro gordo como arma mortal. ¡A ver si os metéis en la cabeza que un libro NO se usa como ladrillo! Mejor ya no hablemos de la gente que pinta en el interior...

Prestar libros...No. Es muy difícil para mí prestar un libro, aunque sepa que esa persona me lo devolverá igual, no estoy dispuesta a correr riesgos. Es como separarse de un hijo, me duele decir que no, pero es que soy incapaz de prestarlos, sobre todo si le tengo mucho cariño o me han gustado mucho.

Muy importante, Revisar libros, siempre. Cuando vas a comprarte un libro, ten cuidado y escoge uno que esté en buen estado. Ya me llevé un gran chasco cuando la página de un libro me venía totalmente rasgada y doblada, desde entonces reviso SIEMPRE el interior antes de comprármelo. Una solución fácil es coger el último libro del montón, que suele ser el menos manoseado.


Soy de esas personas que de drogan con el olor de un libro, lo acepto. Soy libriadicta, pero es que no me puedo controlar a ese magnifico olor a libro nuevo. Siempre que entro en una librería acabo pasando las páginas frente a mi nariz para absorber su esencia.

Casi siempre me hago spoilers a mi misma. No puedo evitarlo, cuando la cosa está interesante y no puedo esperar, acabo avanzando poco a poco y cuando me doy cuenta ya me leí el final, me estropeé un libro más de una vez, pero es que no aprendo de mis errores...

Suelo releer los libros que adquiero en físico. Para que me entendáis mejor, cuando ya me leí un libro en PDF y me lo compro, vuelvo a leérmelo. Es simplemente una manía, pero lo veo necesario.

Comparo un precio con la cantidad de libros que podría comprar con ese dinero. Lo hago casi siempre. Cuando alguien se compra algo caro, calculo mentalmente los libros que se podrían comprar y si son más de 3 o 4, ya se trata de mucho dinero.

Siempre leo el libro antes de la película. Cuando veo una película basada en un libro que me llama la atención, hago lo imposible por leer el libro. Es así como descubrí Los juegos del hambre, Vampire Academy...

Y hasta aquí mis manías, pensé que eran menos aunque seguro que se me olvida alguna por ahí. Ahora os toca a vosotros.
                                           ¿Cuales son vuestras manías lectoras?

2 comentarios:

  1. Hola!
    Coincido contigo en algunas.
    Te sigo y te invito a que te pases por mi blog.
    Un beso.

    ResponderEliminar